Gastronomía

Gastronomía

La cocina tradicional marroquí se ha ganado el respeto internacional y está clasificada como una de las más diversas en el mundo, debido a las múltiples interacciones con cocinas de otras culturas. El sabor de esta cocina es exótico, lleno de ricos y profundos sabores. La cocina marroquí empezó a gestarse en el siglo XIV, en los palacios de las dinastías beréberes dominantes. Los platos pasaron de las cocinas de palacio a las más humildes a lo largo de los siglos, lo que hizo que la cocina marroquí adquiriera una gran reputación.

En Marruecos, la comida principal del día se consume en la mayoría de ocasiones a mediodía, a excepción del período del mes sagrado del Ramadán. Es común comer con las manos, por lo que usualmente se toma la comida con una mano y con la otra se toma el pan, que es tradicional en todas las comidas y que sirve como utensilio para ayudar a comer a la vez que se procura un sabor más completo al plato.

Esta comida principal suele comenzar con una ensalada que es seguida por un popular plato de tajine, una especie de estofado de carne o aves de corral que se cocina con frutos secos. La comida puede ser complementada con un poco de fruta de la temporada o con algún pequeño postre relleno de pasta de almendras y espolvoreado con azúcar.

La bebida más popular es el té a la menta, que acompaña a la mayoría de las comidas y forma parte de cualquier encuentro social. Los marroquíes toman esta infusión a todas horas y es habitual compartirla con huéspedes e incluso con desconocidos. Es una señal de la gran hospitalidad que destaca tanto cuando viajamos a Marruecos como en el mundo árabe en general, donde un huésped será siempre bien recibido. El consumo de alcohol solo está permitido en algunos restaurantes del país. Los establecimientos no están obligados a servirlo ni a venderlo.

Para los marroquíes, comer es todo un ritual social. Son gentes amables, educados y tienen un gran sentido del humor, generosidad y hospitalidad. Es común que el visitante sea invitado a compartir una comida con una familia marroquí. Estos gestos de amistad son lo que hacen de vuestra estancia en Marruecos, una gran experiencia cultural y gastronómica.

Algunos platos típicos de la cocina marroquí son:

  • Cous-Cous: Probablemente, el plato más conocido de la gastronomía marroquí. Es el tradicional almuerzo familiar del viernes. Está compuesto por sémola hervida al vapor acompañada de verduras, carne, pollo o pescado.
  • Tajine: Se trata del plato nacional marroquí. Se cocina en un plato de tierra cocida con la típica tapadera cónica. El contenido puede ser de carne, pollo o pescado mezclado con verduras y frutos secos. Existen mil recetas, todas ellas deliciosas.
  • Mechui: Se trata de una pieza de cordero, asado al horno muy lentamente y que puede acompañarse con almendras, cuscús, limón o ciruelas.
  • Pastela: Una fina pasta de hojaldre rellena de pichón y de almendras. Es el famoso «dulce salado» marroquí. También hay variantes con pescado, pollo e incluso con leche para los postres.
  • Brochetas: Los deliciosos “pinchos morunos” que podemos encontrar a la entrada de un zoco o en una plaza. Una delicia económica y rápida.
  • Pastelería tradicional: Pasteles de miel, Pastilla, Kaab Ghzal (cuernos de gacela), Feqqas con almendras, uvas pasas y Ghoriba con almendras, con sésamo, etc. Una lista de dulces delicias interminable. Es casi imposible visitar Marruecos sin caer en la tentación de alguno de sus innumerables tipos de dulces.

Otras opciones que incluyen talleres de gastronomía tradicional

Completo recorrido para los amantes de la cultura y las tradiciones

Conoce los secretos para la elaboración de los principales platos marroquíes

Viaje de inmersión por la cultura y la artesanía de Marruecos
error: El contenido está protegido